Si has estado en una conversación sobre dispositivos móviles, tabletas, laptops o tecnología en general, es muy probable que el término “Nube” haya sido mencionado.

Y aunque este término se haya puesto de moda, muchas personas todavía no les queda del todo claro qué significa.

 

Aclaremos qué significa “la Nube”

 

¿Qué es la Nube?

La Nube es un grupo de servidores remotos donde podemos guardar nuestra información, documentos, fotos, música, etc, y esta es fácil de acceder a través de una conexión de internet y una computadora o dispositivo móvil.

Hace pocos años atrás, nuestros activos digitales los guardábamos en CDs o DVDs, hasta que apareció la famosa “Nube”.

¿Te acuerdas cuando nuestros archivos más importantes estaban regados en nuestra computadora de la casa, la computadora de la oficina, en varios CDs y discos duros externos?

Gracias a la “Nube” estos problemas ahora parecen anticuados.

 

La Nube en acción:

 

Sin darnos cuenta usamos la Nube todos los días, por ejemplo:

Correo Electrónico:

Si revisas tu correo por medio de un navegador (Chrome, Firefox, Explorer, etc), o por medio de tu Smartphone, estás aprovechando la facilidades de la Nube.

Bancos en línea:

Hace unos años debíamos visitar personalmente el banco para realizar transferencias, consultar nuestros estados de cuenta, y otro sin fin de trámites que el día de hoy los podemos hacer desde nuestra casa con una computadora, gracias a la Nube.

Almacenamiento Digital:

Servicios como Dropbox o Google Drive nos permiten almacenar y acceder gigabytes de información, que siempre estarán disponibles para nosotros.

Software en la Nube:

Acceder a un programa en la Nube tiene muchas más ventajas que instalar el programa en tu computadora.

Uno de los mayores beneficios es que puedes usar el programa desde cualquier computadora, e invitar a otras personas (equipo de trabajo) a conectarse y colaborar.

 

Ideas falsas sobre la Nube

la nube

Siempre habrán personas con recelo de las nuevas tecnologías, y la Nube sin duda tiene una gran cantidad de críticos.

Si bien tiene sus defectos, gran parte de la retórica anti-Nube es exagerada.

Veamos algunas afirmaciones comunes.

 

“Un Hacker me pude robar mi información”

Es cierto que la Nube puede ser vulnerable, pero tú mismo puedes tomar algunas precauciones.

Mantener siempre cerradas las ventanas de tus navegadores de tu computadora y dispositivos móviles, así como usar contraseñas únicas y cambiarlas frecuentemente.

Además investiga a tu proveedor de almacenamiento en Nube antes de contratar un servicio.

 

“Mi información se perderá si la Nube se cae”

Eso es poco probable, ya que todos los proveedores de servicios en Nube respaldan continuamente sus servidores.

Tu información está más segura en la Nube que en tu computadora.

Si tu computadora se pierde, es robada, o se destruye, es casi imposible recuperar la información que no fue respaldada.

 

“Los software en Nube son costosos”

Normalmente cuando te suscribes a un software de Nube, pagas mensualmente.

La mayoría de proveedores ofrecen diferentes paquetes, por lo que tu pagas por lo que necesitas.

Además puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

 

“Puedo perder el control de mi información”

En realidad se puede mantener una estrecha vigilancia sobre tus datos en la Nube, ya que están siempre disponibles.

Si invitas a otros colaboradores a acceder tu información, siempre puedes controlar el nivel de acceso, o cancelar su ingreso si es necesario.

 

La mayoría de nosotros hemos estado usando la Nube más de lo que pensamos.

Se ha vuelto muy común en los últimos años con el auge de los teléfonos inteligentes y tabletas.

Mientras la tecnología siga desarrollándose, es probable que aparezcan más maneras para interactuar con la Nube, por lo que es importante entender qué es y cómo funciona.

Si estás interesado en sacarle provecho a la Nube digital, consulta nuestros servicios de digitalización.

Pin It on Pinterest

Share This